Grandia

Hacía mucho tiempo que no ponía ninguna entrada sobre juegos ya antiguos. Pero aquí estoy otra vez para hablaros un poco sobre uno de esos juegos de hace ya años que todos los amantes del género conocerán, lo hayan o no jugado.
Estoy hablando de Grandia, un JRPG aparecido en Playstation en 1999, y alcanzando desde ese mismo año en toda una obra maestra del género. Yo pude jugarlo, pero nunca me lo llegué a terminar, y es que en aquella época tenía tantísimos juegos, que a veces me dejaba algunos a medias para empezar otros… xD Cosa que ya no hago, todo lo contrario, me gusta disfrutar al máximo de todo juego que llega a mis manos.
Después de tantos años, volví a acordarme de él cuando estaba montando la entrada para este blog sobre Dreamcast, ya que para dicha consola tengo Grandia II, así que ya puestos, quise volver a empezar el primer juego de la saga, y justamente esta mañana me he terminado al 100% el juego, así que aquí dejo mis impresiones sobre él.
El argumento no es que sea grandioso a día de hoy, pero por aquella época sí que era muy bueno. El protagonista se llama Justin, un chico hijo de padre aventurero que vive en una pequeña población junto a su madre, y que se pasa el día con su mejor amiga Sue, una niña unos años menor que él que siempre va acompañada de su pequeña mascota Puffy, un ser volador de lo más extraño.
Justin desea ser algún día como su padre, es decir, quiere salir de viajes y vivir mil aventuras que harán que todos le recuerden, y nunca pudo imaginar que dicho deseo se haría realidad, y de qué manera, pues él será el elegido por los espíritus para salvar al mundo de la total destrucción.
A partir de que Justin, junto a Sue, abandonen su hogar en busca de aventuras, irán conociendo a diferentes personajes, hasta sumar un total de 8, pero de los que no tendremos la opción de elegir entre unos y otros para nuestro equipo, sino que el propio juego nos pondrá al equipo en todo momento, nunca siendo más de 4 personajes yendo de aventuras. El sistema de combate es fácil y muy bien llevado, y que nos permite seguir una estrategia u otra que hará que el combate acabe en éxito o en rotundo fracaso.
La duración del título es tan larga como la del resto de juegos del género. Yo, por mi parte, he tardado un total de 40 horas en terminarlo, lo cual no está nada mal. La dificultad está perfectamente ajustada, siendo necesario entrenar, pero no tanto como para tener que estar días luchando para avanzar. De hecho, bastará con derrotar a todo ser viviente que nos encontremos por el camino, sin necesidad de volver atrás para entrenar porque algún jefe final nos sea imposible. Pero claro, si sois de los que evitan todos los combates (cosa posible en Grandia, pues se ve en todo momento a los enemigos en el mapa), tened por seguro que más tarde o más temprano necesitaréis pasar algún tiempo luchando para subir de nivel. A mí por ejemplo, Justin me terminó en el nivel 37, lo cual es más que suficiente para poder acabar el juego sin demasiados problemas, aunque también es aconsejable que al luchar con enemigos insignificantes, usemos las magias para que suban de nivel, pues si nos limitamos con ellos a atacar con el arma, no subirán, algo de lo que nos arrepentiremos más adelante.
Grandia tiene algunos fallos, de los cuales el mayor es sin duda la cámara… Y es que al tener la opción de poder girarla a nuestra voluntad en casi todo momento, a veces llega a ocurrir que en mapas que no tienen demasiados puntos de referencia para guiarnos, nos acabemos perdiendo, pudiendo pasar más de una vez por el mismo sitio buscando la salida sin darnos ni cuenta de que ahí ya hemos estado precisamente por eso que digo de que a veces no hay mucho que nos indique dónde estamos y que al pasar por segunda vez quizás tengamos la cámara en otra posición, lo que no nos haga darnos cuenta de que ahí ya hemos estado. Por ejemplo, al principio, en el pueblo inicial, simplemente encontrar alguna casa en concreto ya me costaba, aún habiendo estado en ella ya antes… xD

Atención, que vienen spoilers. El final del juego me ha parecido muy bueno, viendo como Justin y Feena acaban juntos y al pasar 10 años ya tienen 5 o 6 hijos e hijas (no pierden el tiempo, no), y el poder ver a Sue hecha ya toda una mujercita. Eso sí, cuando parecía que Justin y Feena iban a aparecer y podría verles ya más creciditos… PLAF, se acaba el juego xD Ya podrían haber enseñado cómo les han tratado los años joer.
También me pareció extraño el hecho de que salvo al comienzo del juego, no se volviese a hablar del padre de Justin, pues se dijo que había ido de aventuras, y claro, yo pensé que se acabarían encontrando y descubriendo por dónde había estado, pero nada de nada, ni mú sobre él. Es más, ni siquiera al final del juego hacen mención alguna al padre, no entiendo por qué, pues un reencuentro habría estado de lujo.

Aquí dejo esta entrada sobre el primer Grandia, no antes sin decir que si sois amantes de los JRPG y aún no lo habéis probado y tenéis la oportunidad de hacerlo, no os lo penséis, pues merece y mucho la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s