Singularity – Opinión personal

singularity-ps3

En la anterior entrada ya comenté que me había comprado unos juegos a solo un euro cada uno. Uno de ellos es este del que vengo a hablar hoy: Singularity, en su versión para PlayStation 3.

Es un título del que no conocía más que su existencia y que se trataba de un FPS, motivo por el cual nunca me interesé ni lo más mínimo por él, pero al precio al que me pude hacer con él habría sido un desperdicio, más cuando todavía no tengo una PlayStation 4 y empieza a notarse la escasez de juegos en la anterior consola, por lo que tengo que aprovechar oportunidades como esta para mantenerme ocupado hasta poder dar el salto generacional.

En Singularity controlaremos a Renko, un soldado enviado a Katorga-12, una isla construida en los años 50 con el motivo de la recolección y estudio de un nuevo mineral descubierto que puede cambiar el rumbo de la historia para siempre, y nunca mejor dicho, ya que dicho material, denominado E99, es capaz nada menos que de alterar el tiempo de diferentes formas.

Pero algo tan poderoso es también algo muy peligroso, y dicha isla sufrió como consecuencia de ello una enorme catástrofe que la dejó en ruinas, por lo que nuestra misión inicial es descubrir qué hacían allí exactamente y qué ocurrió. Eso sí, no tardaremos mucho en hacernos una idea y de comenzar una nueva misión para evitar todo aquello, ya que el E99 nos permitirá viajar a 1955 y regresar a la época actual (el 2010 en el juego) para comprobar los cambios que hayamos logrado hacer.

El argumento de Singularity gira en torno a los viajes en el tiempo, y con el E99 podremos abrir grietas que nos permita hacerlo.
El argumento de Singularity gira en torno a los viajes en el tiempo, y con el E99 podremos abrir grietas que nos permita hacerlo.

Personalmente, aunque salvando las distancias, Singularity me ha recordado a Bioshock debido a que es como si nos encontrasemos en otro mundo dentro de nuestro propio mundo, además de que iremos descubriendo cómo vivía la gente de la isla e incluso usaremos poderes con nuestra mano izquierda mientras que con la derecha usamos las armas.

Hablando de poderes, todos ellos se basarán en el elemento E99, y los usaremos para atacar a nuestros enemigos, pudiendo lanzarnos despedidos, hacerles ir más despacio, desintegrarlos o incluso transformarlos en monstruos para que ataquen a nuestros enemigos pero también a nosotros mismos. Eso sí, también usaremos estos poderes para resolver pequeños y sencillos puzles que se basan casi siempre en hacer que un determinado objeto retroceda o avance en el tiempo para dar buen uso de él. Por poner un ejemplo, nos encontramos en una zona de la que no podemos salir, pero encontramos los restos de lo que antiguamente debieron ser unas escaleras, pues no tenemos más que hacerlas retroceder en el tiempo para que en nuestra época estén como nuevas y podamos usarlas para salir.

Singularity tiene ya sus años, pero sigue ofreciendo un nivel gráfico bastante bueno y que no nos dará tirones en ningún momento, aunque en contadas ocasiones sí que veremos que las texturas tardan algo en cargar, pero nada demasiado molesto que afecte a la jugabilidad. Y otro punto a su favor es que no existen los tiempos de carga, nada de esperar entre zona y zona, todo directo como debe ser.

La interesante historia la podremos seguir con más interés gracias al doblaje a nuestro idioma, que aunque no sea excepcional, está a un buen nivel y nos meterá más de lleno en los sucesos de Katorga-12. Lo único malo es que, una vez más, es un juego en el que el protagonista no dice ni una palabra, lo que le resta profundidad al título. Quizás sea solo cosa mía, pero es un método que no logro entender, yo prefiero que el personaje al que controlemos hable y muestre sus sentimientos, pues al fin y al cabo es el que está sufriendo todo lo que va ocurriendo, pero no… pase lo que pase, no dice nada.

Lo normal es que nuestros enemigos sean de tamaño estándar, pero a veces también nos las veremos con otros más grandes.
Lo normal es que nuestros enemigos sean de tamaño estándar, pero a veces también nos las veremos con otros más grandes.

La duración de Singularity es más o menos la habitual en el género, es decir, entre 8 y 10 horas. No es nada rejugable pues no contiene misiones secundarias y otros caminos que seguir, y aunque tiene un modo multijugador online, a estas alturas está totalmente desierto, por lo que si sois de los que se pasan la campaña y luego alargan la vida de un juego con el online, en este caso no va a ser posible si lo compráis en estas fechas. A mí todo eso me ha dado igual porque ni me entusiasma jugar online ni suelo ser de jugar más de una vez a un juego, y teniendo en cuenta que me ha costado un euro, todo lo que me ha ofrecido ha sido más que suficiente.

Aquí lo dejo, dejando claro que Singularity ha sido una grata sorpresa tanto por lo interesante de su argumento como el poder viajar en el tiempo y ver los efectos de aquello que hagamos en el pasado. Aunque es cierto que esto lo podrían haber aprovechado mucho más, además de, ya puestos, hacernos retroceder o avanzar muchos más años aunque solo sea una vez por algún motivo concreto.

Si os gusta el género y lo encontráis por ahí a buen precio, dadle una oportunidad ya que no os defraudará, pero tened en cuenta lo que he dicho del online, porque si vuestra idea es darle uso, va a ser que no podréis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s