Qué ver en Asakusa

Asakusa5

Ir a Tokyo y no pasarse por Asakusa es algo impensable a menos que ya hayas estado antes y te haya bastado, así que si piensas ir a la capital japonesa y Asakusa es uno de tus destinos, sigue leyendo para saber qué encontrarás allí que puede que te interese conocer.

Algo que recomiendo hacer si tenéis la intención de subir luego en el barco Himiko, es que vayáis a la zona desde la que sale y desde donde también se compran los billetes. Esto se debe a que está muy solicitado y si lo dejáis para el final, es posible que os quedéis en tierra. Nosotros llegamos sobre las 10 de la mañana y pudimos comprar dichos billetes. Os remito a próximas esta otra entrada sobre el Himiko, donde encontraréis más detalles sobre él.

Ya tenéis los billetes para Himiko comprados y sabéis a qué hora debéis estar allí, así que el resto del tiempo es para disfrutar de todo lo que puede ofrecer Asakusa. Muy cerca de donde se encuentra el embarcadero de Himiko está Nakamise-dori o simplemente Nakamise, que es la calle comercial que conduce al templo Sensoji.

En la entrada hacia Nakamise, llamada Kaminarimon, y que reconoceréis enseguida por la enorme cantidad de fotos que habréis visto ya sobre ella, también os toparéis con unas personas que trabajan llevando de paseo en carretas a aquellos que prefieren ver la zona de forma más descansada o simplemente probar esa experiencia. Son los llamados Jinrikisha.

En la foto podéis ver Kaminarimon, la entrada a Nakamise que a su vez conduce al templo Sensoji.
En la foto podéis ver Kaminarimon, la entrada a Nakamise que a su vez conduce al templo Sensoji.

Nakamise-dori tiene unos 250 metros de longitud, a través de los cuales tendréis a vuestra disposición unas 80 tiendas tanto de souvenirs como de comida. Encontraréis todo lo más típico del país que cualquier turista suele comprar ya sea para sí mismo o cosillas para los amigos y familiares. Para llenar el estómago tendréis dulces y galletas típicas de allí, y en verano también os toparéis con puestos de Kakigori, que vienen de perlas para compensar los días más calurosos.

Al final de este recorrido llegaréis sin posibilidad de pérdida al templo Sensoji, de entrada gratuita y abierto hasta las 17h, y será donde descubráis por qué es tan famoso y tantísima gente lo visita a diario. Un lugar precioso con mucho por descubrir si además te dedicas a pasear por sus alrededores, donde encontraréis jardines, menos concurridos de gente pero también muy vistosos.

Nakamise, una calle peatonal de 250 metros y 80 tiendas que conduce al templo Sensoji.
Nakamise, una calle peatonal de 250 metros y 80 tiendas que conduce al templo Sensoji.

Tras ver el templo y sus alrededores, si desde él vais por su lado oeste, os toparéis con un parque de atracciones (para guiaros, seguid los gritos de los que están subidos en sus atracciones). Este parque de atracciones se llama Hanayashiki, y es nada menos que el más antiguo de todo Japón y el sexto del mundo entero. Si no vais a ir por la tarde a Odaiba, puede que queráis entrar, algo que nosotros no llegamos a hacer. El precio es de 1000 yen la entrada, pero luego hay que pagar ya sea por atracción o adquirir el pase ilimitado a ellas por 2300 yen.

Si continuáis en esa dirección y luego al sur, veréis el Don Quijote de Asakusa y un teatro Kabuki frente a él. Además, por ahí veréis más tiendecillas que os pueden resultar curiosas, como Shin-Nakamise, que viene a ser como Nakamise pero no tan popular y tiene la particularidad de estar tapada por una cúpula.

Si os sobra tiempo, podéis pasear por el lateral del río Sumida (el río por el que va el barco Himiko antes mencionado), acercaros al Tokyo Skytree, o incluso llegaros al edificio de Bandai, que está un poco al sur de allí y que reconoceréis fácilmente por tener su calle llena de personajes conocidos de la marca con los que seguro que os haréis varias fotos.

Si os gustan los videojuegos y el manganime, ya que estáis en Asakusa podéis pasaron por el edificio de Bandai, reconocible fácilmente por su decoración exterior.
Si os gustan los videojuegos y el manganime, ya que estáis en Asakusa podéis pasaron por el edificio de Bandai, reconocible fácilmente por su decoración exterior.

No muy lejos también tenéis Kappabashi, donde podréis comprar la comida de plástico tan famosa de Japón, esa que ponen en casi todos los restaurantes para que se vea el menú y que tienen una apariencia tan realista. No es que solo vendan los platos completos, podéis haceros con partes de ellos o adquirir algún llaverito de entre los miles que podréis encontrar.

Con esto terminamos Asakusa, un lugar de paso obligatorio, sobre todo para primerizos. Yo he estado en dos ocasiones y tengo por seguro que habrá una tercera vez, aunque quizás en esa próxima ocasión la visite de noche, pues todos coinciden en que Asakusa de noche es increíble. Y es que aunque tuvimos la intención de hacerlo en la última visita, por problemas de tiempo e incluso de cansancio, lo acabamos por dejar para otra ocasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s