This War of Mine: The Little Ones [Análisis]

original

La temática de este juego me atraía bastante, por lo que quise probarlo en su versión para PS4, y es que a veces viene bien eso de alejarse un poco de los grandes protagonistas dispuestos a salvar algo o a alguien para, simplemente, centrarnos en esas personas que no son el centro de atención pero también sufren las consecuencias de, por ejemplo, una guerra.

Eso es precisamente lo que nos ofrece This War of Mine: The Little Ones en su adaptación para consolas, que tiene como principal novedad el incluir a niños entre los personajes. No controlaremos a alguien que quiere ayudar a todo y a todos, sino simplemente a sí mismo y a aquellos que lo rodean. No es que no lo hayamos visto nunca, y ahí tenemos por ejemplo a The Last of Us, pero este pequeño título ofrece los suficientes alicientes para, al menos, echarle un vistazo y pasar buenos ratos con él durante varias horas.

La primera vez que juguemos tendremos a unos personajes determinados (creo recordar que eran 3), y tendremos que sobrevivir durante el mayor número de días posibles mientras los estragos de la guerra nos complican las cosas, pues habrá escasez de alimentos, medicina, pasaremos frío, nos querrán robar nuestras provisiones, etc.

Empezaremos en un refugio y lo primero será inspeccionarlo todo para encontrar objetos que nos ayuden a sobrevivir, algo que tendremos que hacer lo más rápido posible, ya que por la noche no podremos hacerlo y tendremos que elegir si queremos simplemente descansar hasta la mañana siguiente o ir fuera a buscar provisiones. Solo podrá ir un personaje, mientras que el resto deberá quedarse en el refugio, y podremos decidir si queremos que descansen o que alguno se quede vigilando por si alguien intenta entrar.

Durante esas noches, controlaremos al personaje que haya salido en busca de provisiones, y a la mañana siguiente sabremos si ha ocurrido algo malo en nuestra ausencia. Debemos tener cuidado con cada detalle, pues si alguien nos intenta robar de noche y todos están durmiendo, podría arrasar con todo y echar por tierra nuestro esfuerzo. También debemos prestar atención a la persona que cada noche sale del refugio, pues en algún momento necesitará descansar si queremos que siga en condiciones.

No estar atento a todo eso y más puede provocar que los personajes se depriman, enfermen o incluso que lleguen a morir ya sea de hambre o por alguna enfermedad o herida causada por algún personaje del exterior. También puede ocurrir que llegue una mañana y resulte que alguno de ellos ha decidido irse del refugio, por lo que lo perderemos para siempre. Y si llega el caso de que perdemos por una u otra razón a todos los personajes, el juego acabará.

this-war-of-mine-the-little-ones_002
Aunque la imagen de arriba esté en inglés, el juego en su versión para España nos ha llegado en español.

Una vez terminada la primera partida, ya sea porque hemos conseguido sobrevivir a la guerra o porque nos hemos quedado sin personajes, podremos volver a comenzar de nuevo con otro equipo de personajes o incluso editar nuestra propia aventura, decidiendo cada uno de los integrantes del equipo, así como el clima, el nivel de peligrosidad, los lugares posibles a visitar y algunos factores más.

La primera vez que se juega todo es muy confuso y probablemente perdáis en no muchos días. Mi primera partida solo duré hasta el día 12, y ya después conseguí aguantar bastantes más pero nunca terminé realmente el juego. Con esto no quiero decir que sea extremadamente difícil, aunque sí que es algo exigente y cualquier error lo puede echar todo a perder, sino que más bien jugué en total unas 3 o 4 partidas y ya lo dejé.

El juego es divertido, pero no es de esos a los que les quieres dedicar horas y horas sin parar. Es inevitable que las primeras partidas mueras antes de finalizar, y el problema radica en que llega el momento en el que cansa comenzarlo todo desde el principio, teniendo una vez más que crear objetos como camas, depuradoras, etc. Al menos a mí me pasó eso, que perdí el interés en volver a repetirlo todo, aunque la parte buena de ello es que realmente cada partida puede ser muy distinta, y siempre encontrarás algún detalle que no viste en la anterior, pero eso no quita que canse volver a hacer todo lo demás.

En definitiva, es un buen juego para echar varias horas, pero a la larga acaba por cansar, y es que no se puede cargar un punto anterior a algún error para poder solucionarlo, sino que todo queda hecho y no queda más remedio que avanzar, algo que al mismo tiempo que provoca que nos cansemos de ello, le da un toque de realismo muy bueno, pues realmente hay que cuidar al máximo todo lo que hacemos o ya no habrá marcha atrás. Por lo tanto, esto es algo que, según a quién le preguntas, será un gran punto negativo, o uno de sus mayores aciertos. Yo lo veo como un acierto, pero por lo que ya he dicho, acaba llegando ese punto en el que te aburre empezar de cero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s